Inquietud socio-religiosa

El primer elemento que aparece en este proceso tiene que ver con la Inquietud religioso-social.

En interesante señalar que en el diálogo con los padres, para conocer los motivos de que sus hijos no se hubieran bautizado antes, la mayoría de ellos responden a causas circunstanciales que les hicieron desistir o posponer el bautismo y en otros casos habían pensado que cuando el niño fuera más mayor pudiera decidir.

Respecto a las razones por las que los niños y adolescentes se acercan a la Iglesia para pedir los sacramentos de Iniciación cristiana encontramos las siguientes.

En muchos casos aparece una inquietud religiosa sobre las cosas de Dios, se preguntan porque no fueron bautizados en su infancia, o les llama la atención alguna celebración sacramental de algún familiar o amigo.

En otros casos la clase de religión despierta en ellos el deseo acercarse a la Iglesia y pedir el bautismo.

También un buen número están influenciados por un ambiente social en el que a otros compañeros de clase bautizados en su infancia les llega el momento de inscribirse en la catequesis para recibir la Eucaristía.

En el proceso catecumenal habrá que tener en cuenta si la inquietud tiene un carácter religioso o social.